lunes, 21 de julio de 2008

Primavera

La estación de las rosas,
la que viste los campos de gramilla,
y puebla de pintadas mariposas
el trébol florecido en la cuchilla;
la que aligera el vuelo
del ave humilde, cuyas plumas pardas
flotan y lucen explorando el cielo;
la que cubre de verde terciopelo
las puntiagudas hojas de las cardas;
la que enlaza la vid, con fuertes lazos
al viejo muro de negruzca piedra;
y hace que el tronco arda entre los brazos
trémulos y juguetones de la hiedra;
la que dirige el rumbo de la garza
hacia el espejo azul de la laguna,
que custodian los dardos de la zarza,
y en cada junco del juncal engarza
cien diamantes llovidos por la luna;
la dulce y placentera
estación del amor, la primavera,
con su hálito fecundo y bendecido,
todo lo hace latir, todo lo inflama,
colocando un hogar en cada nido
y un nido en cada rama...
Carlos Roxlo (1861-1926)
Foto:-zyber-

1 comentario:

alicia dijo...

Cada vez me siento más orgullosa de haber nacido en esta magnífica época del año. Primavera... la sangre altera...
jejeje
Besotes!